PUBLICADO EL: 2019-05-13

Ventas en Gamarra disminuyen hasta en 30% tras retiro de los ambulantes

Ante menor actividad tras el reordenamiento del emporio, bancos y cajas dan periodos de gracia y reprograman deuda de comerciantes afectados. Gamarra proyecta repunte de ventas por campaña de 28 de julio.

gamarra

A dos meses de que el municipio de La Victoria desa­lojara a los ambulantes que ocupaban calles y avenidas de Gamarra , la actividad económica del emporio ­ aún no recupera su ritmo habitual.

Y es que el reordenamiento implicó el cierre de algunas calles y restricciones de circulación para impedir el ingreso de ambulantes, lo que dificulta el ingreso del público, manifestó a Gestión Diógenes Alva , representante de los comerciantes de Gamarra.

El impacto de esta medida ha sido fuerte para los negocios, coincidió en señalar Walter Rojas , gerente central de créditos de Caja Cusco, quien estimó que las ventas en Gamarra habrían caído en 30% debido a tal reordenamiento.

Precisó que las ventas han bajado por la disminución del flujo de clientes y por el retiro de los propios ambulantes, que adquirían mercadería a las grandes tiendas y talleres del emporio.

Impacto

La reducción de las ventas, a su vez, afecta la cadena de pagos de los comercios de la zona, dijo Rojas.

Pese a que ya no tienen la competencia de los informales, el menor dinamismo de las ventas ocasiona que bajen sus precios, pues hay costos fijos que deben asumir todos los meses, como los alquileres, comentó.

Ante ello, las instituciones financieras están reprogramando créditos a una parte de los comerciantes, disminuyendo la cuota de pago de acuerdo con el nuevo nivel de ingresos de los empresarios, para evitar que caigan en default , explicó el gerente de la caja.

Por su parte, los bancos, al tener una mayor exposición en Gamarra que las microfinancieras, están sintiendo más el impacto en sus carteras de crédito, sostuvo Rojas. Más del 10% de créditos bancarios en el emporio se habría reprogramado a consecuencia del reordenamiento, agregó.

Periodos de gracia

En efecto, Diógenes Alva, precisó que al no normalizarse aún la actividad comercial en Gamarra, los negocios están pidiendo facilidades a los bancos para afrontar sus obligaciones.

Se están dando periodos de gracia de dos a tres meses para el pago de los préstamos, aseveró.

Añadió que la banca está dispuesta a ofrecer estas facilidades a los comerciantes de Gamarra por la confianza que tienen en estos negocios. “Casi la totalidad de las empresas trabaja con los bancos y estos saben del buen nivel de cumplimiento de pago en Gamarra”, manifestó.

Mayores compradores

En tanto, microfinancieras como las cajas prestan a los pequeñas empresas de Gamarra, que tienen sus almacenes en los últimos pisos de los centros comerciales. Ellos están entre los mayores compradores de los grandes comerciantes, y hasta antes del reordenamiento salían a vender a las calles, dijo Rojas.

Pero como se prohibió el comercio ambulatorio, los negocios pequeños han reducido sus ventas, lo que a su vez ha afectado a las de empresas grandes, refirió.

Así, detalló que estos pequeños comerciantes se han reubicado en zonas aledañas o en los conos de Lima, mientras que otros se agruparon para alquilar puestos en las galerías.

El ejecutivo afirmó que a estos negocios también se les está dando facilidades para el pago de sus créditos.

Repunte

Todo cambio importante como el que se ha dado en Gamarra tiene un costo que se observa en el corto plazo, pero el futuro será mejor para todos los comerciantes, destacó Diógenes Alva “Se está viendo un Gamarra más ordenado que atraerá a un mayor flujo de personas, que antes por la inseguridad no venían”, dijo.

Consideró que el movimiento comercial se está retomando de a pocos y los negocios por el Día de la Madre serán un termómetro adecuado; “aunque ya en la campaña de 28 de julio el cambio será total y habrá un repunte en las ventas”.